7 Piscinas Naturales en Asturias

Como bien sabéis, Asturias es un destino que nos apasiona, ¡como a todo el mundo! Sus paisajes, así como su gastronomía y sus playas, son algunos de sus numerosos atractivos turísticos, ¡pero hay mucho más! Como ejemplo, sirva este artículo sobre algunas de las mejores piscinas naturales de Asturias.

El territorio asturiano está repleto de ellas en diferentes formas y pueden ser un excelente plan alternativo para el verano. Pueden ser playas de interior, pozas o playas fluviales. Independientemente de su tipo, lo que está claro es que todas ellas son espectaculares y que gozan de una riqueza paisajística inigualable.

piscinas naturales asturias

José Luis Cernadas Iglesias

   Si tú también quieres disfrutar de estos planes y disfrutar de la naturaleza, te recomendamos que que te alojes en una casa rural en Asturias. En Sensación Rural, te mostramos más de 1000 alojamientos rurales a tu disposición.

Desde algunas playas de interior, situadas en el concejo de Llanes, así como algunas pozas y piscinas naturales en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa o la zona interior de la Costa Occidental Asturiana, podemos encontrar tranquilas zonas de baño que te enamorarán.

Pozas, playas y piscinas naturales de Asturias

En total, os vamos a hablar de 7 piscinas naturales que, a buen seguro, os sorprenden. Auténticos monumentos de la naturaleza en los que además te puedes dar un refrescante baño.

1. Playa de Gulpiyuri

El Concejo de Llanes es bien conocido por las innumerables playas que contiene. En total, son más de 30 las que puedes encontrar a lo largo de esta zona de Asturias, todas de una belleza espectacular. Eso sí, no todas están en la costa o, mejor dicho, alguna no tiene salida al mar Cantábrico. ¿Cómo es posible? Pues porque la playa queda totalmente encerrada por los acantilados de la Costa Oriental Asturiana. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la Playa de Gulpiyuri, situada junto a al pueblo de Naves.

playa gulpiyuri asturias

Andrés Alvarado

Declarada como Monumento Natural, su notoriedad ha ido aumentando en los últimos años, al ser reconocida como la playa más pequeña del mundo, con tan solo 40 metros de fina arena. Enclavada en una depresión, rodeada de verdes prados, el agua fluye por la caverna hasta formar una impresionante piscina natural, cuando sube la marea. Una playa sin olas y donde te puedes bañar, en los momentos de pleamar, ¡eso sí!

2. Puente Romano de Cangas de Onís

Cangas de Onís es uno de los pueblos de Asturias más maravillosos, ¡y eso es mucho decir! Un lugar que tiene una gran historia detrás. No en vano, es el lugar donde dio comienzo la Reconquista. Puedes visitar la localdiad y seguir descubriendo algunos de sus monumentos que hicieron de Cangas de Onís una localidad realmente importante, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el Palacio de las Cortes, además del auténtico emblema del municipio: el puente romano, situado sobre el río Sella.

piscina natural cangas onis asturias

Luis Muñiz

¿Y sabéis qué es lo mejor de todo? ¿Que os podéis bañar justo en este tramo del río! Efectivamente, el agua del Sella, a su paso por el Puente Romano deja, tras de sí, una zona de baño habilitada. Por eso, si decides visitar la localidad en un día caluroso, no desesperes, aquí podrás darte un chapuzón, junto a uno de los monumentos más impresionantes de Asturias y a los pies de los Picos de Europa. ¿No te parece una pasada?

3. Piscina Natural de Tapia de Casariego

En la Costa Occidental Asturiana, prácticamente en la frontera con Galicia, podemos encontrar diferentes pueblos costeros realmente maravillosos, como Tapia de Casariego. Una villa marinera realmente auténtica. Sus antiguas casas y los espigones encierran una villa maravillosa. Además de su bello entorno, Tapia de Casariego ofrece numerosas opciones para darse un baño, ¡incluido en una piscina natural!

piscina natural tapia casariego asturias

Vetusto

En este caso, se aprovechó hace un año una antigua cetárea que se rehabilitó, construyendo una piscina de agua salada, junto al propio mar. Un recinto controlado y seguro, bordeado de acantilados, donde poder darse un relajante baño, sin el impetuoso oleaje del mar Cantábrico.

4. Ría de Niembro

Como bien sabéis, la comunidad asturiana está repleta de lugares sencillamente increíbles y que dibujan paisajes únicos. Uno de estos sitios tan sorprendentes se encuentra en la parroquia de Barro, en el concejo de Llanes. Hablamos de la Ría de Niembro y de la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores. Aquí, la ría rodea, mediante sus meandros, rodea el cementerio y la mencionada iglesia, construida entre finales del siglo XVIII y principios del XIX.

piscina natural ria niembro asturias

Andrés Alvarado

Sin lugar a dudas, se trata de una estampa maravillosa, pero lo mejor de todo es que la ría es un sitio excepcional para bañarse. Cuando la marea sube, llega a alcanzar el propio cementerio, creando un impresionante lago calmado de agua salada. Por el otro lado, cuando la marea desciende, descubre un bello arenal. Efectivamente, tener la opción de nadar con la marea elevada, entre las embarcaciones y con los Picos de Europa de fondo, es todo un lujo, ¿verdad?

5. Olla de San Vicente del Río Dobra

Una de las mejores experiencias es poder darse un baño en una piscina natural, con el Parque Nacional de los Picos de Europa de telón de fondo. En la zona oriental del parque nacional, próximo a la localidad de Cangas de Onís. Os hablamos de la Olla de San Vicente del Río Dobra, increíble zona de baño.

olla san vicente asturias

Xuan Carlos

Para llegar hasta la Olla, es necesario recorrer el río Dobra, junto a su desembocadura del río Sella. El itinerario remonta el río, viendo diversos saltos de agua, hasta alcanzar la olla. Se trata de una gran poza natural de agua turquesa. Una playa fluvial en un entorno mágico, perfecta para darse un chapuzón. Eso sí, recuerda que el agua estará muy fría, ¡a buen seguro!

6. Cascadas de Oneta

Las zonas del interior de Asturias son menos conocidas, pero esconden lugares repletos de una belleza increíble. En este sentido, os vamos a hablar de un tesoro escondido en la cuenca del río Navia, en la zona occidental del Principado. Hablamos de Oneta y de sus famosas cascadas, situadas en la aldea de su mismo nombre y en la localidad de Villayón, en el Parque Histórico de Navia.

piscina natural cascadas oneta

Guillén Pérez

Se trata de una pequeña ruta senderista, de unos pocos kilómetros, hasta llegar a ver diversas cascadas, como la de Fribia, Ulloa o Maiserúa. Pues bien, no cabe duda de que es un plan ideal para el verano, puesto que puedes hacer un poco de ejercicio y, posteriormente, darte un refrescante baño en algunas de las pozas que se forman con la caída de estas cascadas. Sin lugar a dudas, unas de las piscinas naturales de Asturias más impresionantes.

7. Playa de Guadamía

El concejo de Llanes contiene numerosas playas, como hemos comentado. A su vez, los acantilados dotan de un paisaje único. En este caso, nos detenemos en la Playa de Guadamía. La playa queda incrustada en el interior, entre dos acantilados que la protegen de la costa y rodeado de bellas y verdes praderas.

piscina playa guadamia asturias

Draculina AK

Así, la playa depende totalmente de las subidas y bajadas de la marea. Cuando la marea baja, alcanzar la costa implica metros y metros para llegar al final de los acantilados. Sin embargo, con marea alta, se crea una piscina natural perfecta para poder bañarse, sin oleaje, apta para que los más pequeños se den un chapuzón, sin mayores problemas.

Como puedes ver, hay diferentes piscinas naturales en Asturais, ya sean de agua salada o agua dulce. Lo seguro, en este caso, es que todas se encuentran en lugares mágicos e inolvidables. ¡Si no, no sería Asturias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend