Castillos de Teruel: 11 Monumentos que ver

La provincia de Teruel tiene mucho que mostrar al visitante. Desde sus preciosos pueblos, con mucho encanto, a diferentes parajes naturales de gran belleza. Esta provincia es bien desconocida por muchos y hoy os queremos dar una idea más para que la descubráis. Por eso, aquí os queremos hablar de algunos de los castillos de Teruel que podéis visitar.

Ya sea en las comarcas del Maestrazgo, Gúdar-Javalambre o la propia comarca de Teruel, podemos encontrar numerosas fortificaciones que nos muestran la importancia históricos de este territorio.

castillos teruel

Turol Jones

   Una de las mejores formas de descubrir todos estos castillos es pasando unos días en la provincia. Por eso, aquí os recomendamos una escapada en algunas de las siguientes casas rurales en Teruel, ¡echadles un ojo!

Os invitamos a que recorráis diferentes castillos, fortificaciones y palacios junto a nosotros. Lugares que han sido escenarios de diversas contiendas, durante siglos y siglos.

Descubre los Castillos de Teruel que visitar

Sin más preámbulos, os mostramos hasta 11 castillos de Teruel que os sorprenderán, los cuales están perfectamente conservados y que nos trasladan a otra época.

1. Castillo de Peracense

El primer castillo de Teruel, del que os queremos hablar, sobresale por su singularidad, no por ser una fortaleza especialmente robusta. Hablamos del Castillo de Peracense, dentro de la comarca de Jiloca. La fortaleza destaca, sobre un cerro, al cual hay que acceder por un sinuoso camino.  No cabe duda que lo más llamativo es como el castillo se adapta perfectamente a la roca de rodeno, aprovechando la difícil orografía del terreno, para crear una edificación defensiva de roca rojiza inexpugnable. Efectivamente, el color rojizo de sus murallas crea una sinergia única con el paisaje de rodeno.

castillo peracense

Laura Gumiel

Los restos arqueológicos hallados en la zona del Castillo de Peracense demuestran que siempre ha sido un privilegiado enclave para asentamientos militares, desde la Edad de Bronce, al igual que en la época íbera, romana y musulmana. La fortificación que hoy en día podemos visitar, con sus aisladas torres y bloques de murallas fragmentadas, pertenecen a la Edad Media, más concretamente al siglo XIV, cuando se levantó este impresionante castillo, en las batallas que comprendían a los reinos de Aragón y Castilla.

2. Castillo de Mora de Rubielos

Mora de Rubielos es una preciosa localidad. Tal es así, que es uno de los pueblos con más encanto de la provincia, sin ningún tipo de duda. Precisamente, uno de los ingredientes que le hace tan especial es su fortaleza, la cual se encuentra en el centro de la localidad. Probablemente, el castillo más majestuoso de Teruel, dada sus increíbles dimensiones. Ahora bien, no solo la robustez es una de las características que definen el castillo de Mora de Rubielos, también sobresale por su estilo arquitectónico, siendo una de las joyas más esplendorosas del gótico mediterráneo.

castillo mora rubielos

Millars

La fortaleza, recuperada en la reconquista a finales del siglo XII, mantiene elementos de estilo románico y te sorprenderá por su tipo de construcción, ya que las 4 fachadas son todas distintas, entre sí, pero también las cuatro torres que protegen sus vértices. De la misma manera, mantiene su puente levadizo, como antaño, junto con su fosa, conservando su aire medieval que tanto nos gusta.

3. Castillo de Valderrobres

Uno de los estilos arquitectónicos característicos en muchos de los pueblos de Teruel y que denotan su pasado medieval es el estilo gótico. Un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar en muchas de las construcciones de Valderrobres, considerado, por muchos, uno de los pueblos más bonitos de España. Precisamente, en la zona más elevada de Valderrobres, encontramos uno de los castillos de Teruel más asombrosos.

castillo valderrobres

Albertus70

Su edificación comenzó en el siglo XIV y de su maravillosa estampa, declarada Monumento Nacional, destaca su fachada, que es una de las más espectaculares del gótico civil de España, dando lugar a un impactante palacio fortificado que fue lugar de residencia de diferentes familias nobles. Todo el conjunto de esta impresionante fortaleza defensiva fue construido en piedra, debido a la abundancia de este material en la zona. Sobre su estructura, se sabe que el Castillo de Valderrobres está dividido en tres niveles, su planta es hexagonal y en su interior hay un bonito patio rodeado de diferentes salas.

4. Castillo de los Calatravos

En los últimos años, la localidad turolense de Alcañiz es conocida por albergar uno de los grandes premios de motociclismo. Sin embargo, tiene mucho más que mostrar al visitante. Buen aprueba de ello es la edificación que corona Alcañiz: el Castillo de los Calatravos. La estructura de esta fortificación data de entre los siglos XII y XIII, y está custodiada por una amplia muralla, durante el acceso al recinto.

castillo teruel calatravos

Zarateman

Su aspecto ha ido evolucionando de castillo a palacio, a una cárcel, a un cuartel, fue también un cementerio y finalmente se convirtió en una espléndida residencia. El Castillo de los Calatravos fue diseñado de tal manera que en su parte más antigua se alzó la Torre del Homenaje y la Capilla, que datan de finales del siglo XII e inicios del siglo XIII y posteriormente en el siglo XIV se construyó el claustro. Hoy en día, este palacio fortificado es un parador de turismo, uno de los más interesantes que podemos encontrar en la comunidad de Aragón.

5. Alcázar de Albarracín

Albarracín es bien conocido, ¡y no es para menos! Su encanto reside en su arquitectura tradicional, con sus casas de color rojizo, tan característico de la zona, además de todo el conjunto amurallado. Un pueblo que parece anclado en el pasado y que cuenta con un gran patrimonio civil, religioso y militar. Buena prueba de ello son algunas de las torres fortificadas, como la Torre Blanca o la Torre del Andador.

alcazar albarracin

Turol Jones

Ahora bien, el yacimiento arqueológico, perfectamente conservado, que más llama la atención es el Alcázar. Una fortaleza, donde aun se conservases torres circulares y sus murallas, sobre un pequeño cerro, que domina toda la localidad. De origen musulmán, se construyó en el siglo X, sobre un antiguo asentamiento romano, y posteriormente pasó a convertirse en alcazaba, comenzando ya en el siglo XII a no ser prácticamente utilizada, salvo alguna excepción. Por ello, la restauración llevada a cabo en los años 90 de toda la fortaleza es tan sumamente increíble.

6. Castillo de los Heredia

En la comarca de Gúdar-Javalambre, podemos encontrar otro de los castillos de Teruel más impresionantes. Si quieres conocerlo, solo tienes que visitar la localidad de Alcalá de la Selva, un pequeño pueblo que sobresale por su arquitectura tradicional, con casas de paredes blancas y tejados rojizos, además de por la Iglesia de San Simón y, cómo no, su fortaleza. Hablamos, en este caso, del Castillo de los Heredia.

castillo alcala selva teruel

Xavier Dengra

Este castillo, que vigila la localidad, fue levantado sobre una antigua fortaleza de origen musulmán, si bien es cierto que la fachada y estructura actual data de finales del siglo XIV, cuando fue cedido a los señores de la baronía de Mora de Rubielos. De una estructura muy robusta y planta poligonal, todavía conserva la torre del homenaje y su patio de armas, aunque prácticamente no queda nada de su muralla que la protegía. La última vez que se utilizó como edificación militar fue en el siglo XIX, en las Guerras Carlistas, donde fue destruido por el general O’Donnell.

7. Castillo de Castellote

A continuación, os queremos hablar de una fortaleza que se encuentra en un pueblo desconocido por muchos, pero que tiene mucho encanto, como es Castellote. La riqueza patrimonial de Castellote se debe, en buena parte, a su pasado medieval, relacionado con los templarios. Este pasado medieval hace que su casco antiguo siga teniendo sus calles estrechas y empinadas, además de un rico patrimonio cultural, tal y como demuestra la Iglesia Parroquial de San Miguel o el propio castillo.

castillo castellote

Carlos Teixidor

El Castillos de los Templarios se asienta sobre una ladera. Si bien ahora se accede por un sendero, antiguamente lo hacía a través de un puente levadizo. La edificación está asentada sobre una antigua fortificación de origen musulmán, la cual pasó a formar parte de la Orden del Temple tras la Reconquista y, posteriormente, a los sanjuanistas, hasta mediados del siglo XVIII. Al igual que otros castillos de Teruel, el de Castellote fue también escenario de las Guerras Carlistas. De planta irregular, los restos de su torre del homenaje, la sala capitular y 4 de sus torres son los elementos mejor conservados de su fortaleza.

8. Castillo-Palacio de Celadas

Como habréis podido comprobar, muchos de los castillos de Teruel sobresalen por su situación estratégica o por su robustez, fruto de las numerosas contiendas. El siguiente ejemplo que os recomendamos descubrir es distinto, puesto que se estableció, desde el primer momento, como un palacio fortificado. Se trata del Castillo Palacio de Celadas.

castillo palacio celadas

Millars

La localidad fue cedida a la Orden del Hospital en el siglo XIV, tomando la decisión de construir un palacio fortificado, en pleno centro de la villa, fabricada en sillería y flanqueado por dos torres cuadrangulares. De una bella factura gótica, su conservación es perfecta, pues es hoy en día el ayuntamiento de la localidad. De la misma manera, destaca por sus patios interiores.

9. Castillo de Santa Croche

Ubicado a las afueras de Albarracín, nos encontramos con el castillo medieval de Santa Croche, el único monumento señorial presente en el suroeste de Aragón. Esta fortaleza se empezó a construir por los Heredia de Albarracín para controlar el acueducto romano. No obstante, con el paso de los años, este castillo roquero fue casi destruido. La primera planta tiene forma irregular, aunque destaca por tener forma de quilla de barco. Asimismo, se puede observar como sobresale un torreón rectangular con una bóveda de medio cañón.

PMRMaeyaert

Hasta los años sesenta, el monumento se mantenía intacto. Sin embargo, a día de hoy se encuentra en ruinas.  Este castillo olvidado se puede visitar en cualquier momento del día. Esta infraestructura de la Edad Media, fue levantada sobre un peñasco desde donde podrás observar las amplias vistas del valle del Guadalaviar. Pese a su estado actual, sigue siendo muy sugerente, ya que se pueden apreciar los detalles de la época. Si pasas por la zona, a este castillo podrás acceder muy fácilmente, puesto que se encuentra en las proximidades de la carretera.

10. Castillo del Cid de Villel

Villel, situado en la Comarca de Teruel, pertenecía al reino de los Banu-Razín (Albarracín). Como punto estratégico, el reino tenía un castillo sobre un peñasco que dominaba el Valle del Río Turia y en el que tuvo lugar interesantes episodios bélicos, durante la Reconquista. Así, que se denomine como el Castillo del Cid no es mera casualidad. De hecho, fue conquistado, a finales del siglo XI, por esta reconocida figura histórica.

castillo cid villel

Panotxa

El castillo es de planta irregular, donde sobresale su torre, la cual se encuentra perfectamente conservada. El castillo que hoy se puede ver contiene elementos del siglo XII y XIII, si bien es cierto que aquí tuvo lugar diferentes enfrentamientos, como los que hubo entre el Reino de Castilla y la Corona de Aragón, pero también de otros capítulos aun más recientes, como la Guerra de la Independencia.

11. Castillo de Puertomingalvo

Puertomingalvo es otro de los pueblos con más encanto de la provincia. De hecho, fue una de las primeras localidades turolenses en incorporarse a la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España. Esta localidad conserva todo su encanto medieval, con calles estrechas y edificios en piedra y techos rojizos. Eso sí, desde el primer momento, a lo lejos, seguro que tu vista se centra en su fortificación, y es que es uno de los castillos de Teruel más impresionantes.

castillo puertomingalvo

Amm0113alu.ubu

Si bien es cierto que no es de grandes dimensiones, impacta por su forma de trapecio y su gran torre del homenaje, de planta pentagonal y sólida estructura. A principios del siglo XIII, Pedro II de Aragón cede el castillo a la mitra de Zaragoza. Con el paso del tiempo, se rehusó su rehabilitación y cayó en el abandono. Siendo utilizado su patio de armas como cementerio de la localidad.

Tras este magnífico viaje por los diferentes castillos de Teruel, solo nos queda recomendar que descubráis esta preciosa provincia. ¿A que apetece conocerla?

1 comentario Leave new

Gustavo Woltmann
31 marzo, 2021 9:07 am

Valderrobres y Albarracín una auténtica pasada, he estado en ambos y muy pero que muy recomendables.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend